Skip to content Skip to footer

Dickens en Zaragoza y mis manías bibliofrénicas

Los pasados días 21 y 22 de marzo Fórcola recaló en Zaragoza, para presentar en sociedad maña el libro Dickens enamorado, el ensayo biográfico escrito por Amelia Pérez de Villar. Nuestros anfitriones han sido esta vez Ámbito Cultural y El Corte Inglés del Paseo de la Independencia, con quienes ya tuvimos ocasión de presentar el libro de Javier Cacho, Amundsen-Scott: duelo en la Antártida. La tarde del día 22, con la asistencia de un granado público, departimos mano a mano, en formato entrevista, con Amelia Pérez de Villar, y logramos captar la atención y el interés de los asistentes, acercándoles los aspectos menos conocidos de la vida de Charles Dickens.

Quiero dar las gracias especialmente a Isabel Paricio, de Ámbito Cultural, por su buen hacer, su profesionalidad y su cálida acogida, y a quien debemos alguna de las fotos que adjunto.

Una ocasión más para dar a conocer el trabajo de una editorial independiente, y un libro que está atesorando, poco a poco, parabienes y críticas muy positivas. Una de las últimas, la de Luis Alberto de Cuenca: «Dickens enamorado, de Amelia Pérez de Villar, es un libro estupendo: nos da una lección de cómo ahondar en la faceta amorosa de la vida de Dickens». Se añade a la ya publicada en su blog por Antón Castro, maño de cepa: «Un libro ameno y documentado, riguroso y metódico, de gran fluidez, y que se lee con placer».

El viaje a Zaragoza fue oportunidad de saludar a buenos amigos libreros, y de sucumbir a una de mis pasiones o vicios confesados: la bibliofrenia. En primer lugar, a los libreros de Antígona, Julia y Pepín, con quienes hablamos largo y tendido de nuestras mutuas recomendaciones librescas. Allí precisamente, conocimos en persona al poeta y escritor Julio Cristellys Barrera, con quien compartimos animada conversación de camino a la librería Cálamo. En Antígona, algo inevitable, sacié mi voracidad bibliofrénica, y compré Ejercicios de admiración, de E. M. Cioran, en la hermosa edición de Tusquets del año 2000 (3ª ed.), con esas cubiertas doradas diseñadas por «BM» (sic).

 

Esa tarde-noche del miércoles, ya en la Librería Cálamo, medio improvisamos una tertulia entre Amelia Pérez de Villar, el propio Julio Cristellys Barrera y el que suscribe, sobre la actualidad de la obra y la lectura de Dickens. Una tertulia con un público entregado que, al calor del estupendo vino que nos sirvieron Ana y Paco Goyanes, despejando los nubarrones amenazantes, se animó a participar en la amena charla, hasta pasadas las nueve de la noche. En el tapeo posterior, una amena conversación con Paco y Ana sobre el proyecto de encuentro de los editores independientes en la próxima feria del libro de Guadalajara, México.

Cálamo, librería siempre acogedora, se convirtió por unas horas en consulado forcoliano en Zaragoza, con este estupendo set con gran parte de nuestro catálogo expuesto así de lucido y hermoso.

 

Al día siguiente, tras una noche amenizada por las campanadas, cada hora, del carrillón del Pilar, nueva incursión en las librerías de Zaragoza. Esta vez, visita a los amigos de Portadores de sueños, Eva y Félix, con los que charlamos animadamente sobre cómo está el patio editorial y de librerías. La militancia por el libro y la lectura, finalmente, nos une en un entusiasmo compartido. Inevitable: esta vez cayó el nuevo libro de Antón Castro, Versión original, que reúne sus últimos escritos en prosa y verso. Bella edición la de la estupenda editorial Ediciones de la isla de Siltolá, y curiosa la historia y la inspiración de su colección Inklings de Siltolá.

 

Antes de la presentación en Ámbito Cultural, rápida incursión en las casetas de la feria del libro antiguo y de ocasión. Apenas habían terminado de colocar los puestos, y sin haberse inaugurado la feria, tuve oportunidad de ampliar mi colección de la Biblioteca de Babel, la mítica colección editada por Jacobo Siruela en los años ochenta. Dos hermosos ejemplares que saciaron, en parte, mi bibliofrenia casi congénita.

 

En fin, una vivita a Zaragoza muy fructífera: difundimos y ganamos nuevos amigos para Dickens enamorado, y a la vuelta mi casa se hizo más pequeña aún, con la llegada de nuevos libros a la biblioteca de Fórcola.

 

Próximo viaje: Barcelona, con Eduardo Martínez de Pisón y su El largo hilo de seda. Nuestros anfitriones: Librería Altaïr.

Leave a comment

0/5