Los enemigos del traductor

Elogio y vituperio del oficio

Los traductores han sido históricamente acusados de ser unos traidores. Si a los editores Goethe los enviaba directamente al averno, por ser hijos del diablo, aquellos siguen siendo condenados a un infierno peor: el del olvido. Amelia Pérez de Vill Ver más ar, escritora y traductora, aborda en este apasionante e intenso ensayo una reflexión lúcida y comprometida con un oficio que, sin renunciar al rigor y la profesionalidad, considera artesano. No es una profesión apta para simples titulados en traductología –«el diccionario se queda siempre corto»–, sino para iniciados con horas de vuelo, para los que la vocación no deja de ser aliada de la experiencia, la sabiduría, el instinto y la cultura. Ver menos

Etiquetas: ensayo, traducción, traductores

Ficha técnica


Colección: Singladuras

Número de Colección: 31


Tema: Ensayos literarios

Papel

ISBN: 978-84-17425-30-2

Número de edición: 1

Fecha de edición: 10-04-2019

Número de páginas: 208

Dimensiones: 180 x 120 mm

Los traductores han sido históricamente acusados de ser unos traidores. Si a los editores Goethe los enviaba directamente al averno, por ser hijos del diablo, aquellos siguen siendo condenados a un infierno peor: el del olvido. Amelia Pérez de Villar, escritora y traductora, aborda en este apasionado e intenso ensayo una reflexión lúcida y comprometida con un oficio que, sin renunciar al rigor y la profesionalidad, considera artesano. No es una profesión apta para simples titulados en traductología –«el diccionario se queda siempre corto»–, sino para iniciados con horas de vuelo, para los que la vocación no deja de ser aliada de la experiencia, la sabiduría, el instinto y la cultura. Un trabajo oscuro, solitario y discreto, que hoy más que nunca, tras su reconocimiento legislativo, exige respeto y un pago justo. Soldados de fortuna, los traductores se enfrentan a múltiples enemigos: la invisibilidad; el permanente silencio de la crítica –apenas ocupa una línea citar al traductor–; la falta de reconocimiento, tanto profesional como social; el intrusismo; la inseguridad laboral; los ingresos exiguos; y hasta la tendencia al «aplanamiento» de ciertos editores. El proceso de traducción nunca es recto, liso ni unívoco. En tiempos de velocidad desquiciada, el trabajo de traductor requiere tiempo, arqueología lingüística, y hasta investigación anticuaria. Con todo, aunque el traductor todavía sea en muchos casos un mal necesario, para muchos editores contar con un buen profesional es una inversión y una garantía de calidad. Estas páginas son un intento de dignificar esta profesión que tan dura es de aprender y de ejercer –reservada sólo a quienes le profesan amor y respeto, quienes sienten pasión por el lenguaje–, y sin la cual Babel nos ganaría la partida.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los enemigos del traductor”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

IR A TODOS TUS LIBROS

 

 

 

Este libro ha recibido una ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte

La imagen de cubierta es José Blanco White amenazado por sus seguidores en el mismo Londres [detalle], 1979, de Eduardo Arroyo.

©Eduardo Arroyo, A+V Agencia de Creadores Visuales, 2019

Carrito de compra