• Fram_1
  • Fram_2

Yo, el Fram

El buque más famoso de la historia de la exploración polar

Javier Cacho

Ilustraciones de Miguel Ángel Morillo

«Definitivamente, los libros de Javier Cacho no sólo nos regalan un relato documentado o una narración minuciosa, sino también una historia apasionante, inimitable, la de los héroes de la Conquista de los Polos.»

Javier Fórcola

De él se dijo que era el mejor y más fuerte barco polar jamás conocido. Había sido imaginado para resistir las peores condiciones de navegación; para aprovechar la furia del viento y soportar los embates contra los bloques helados, duros como piedras y afilados como cuchillos; para seguir adelante, siempre adelante: por eso los noruegos le bautizaron como «Fram». Desde sus primeras singladuras, el Fram simbolizó el espíritu explorador y el ansia por conocer, inagotable como un fuego imposible de apagar: por muchas dificultades que haya y por terribles que sean los peligros, siempre habrá alguien que decida hacerles frente para llegar donde nadie ha estado, para penetrar en lo desconocido, hasta la última frontera.

Fue diseñado por el constructor de barcos noruego Colin Archer, por un encargo especial de su compatriota el científico y maestro de la exploración polar Fridtjof Nansen, quien lo ideó para alcanzar el Polo Norte, beneficiándose de la «deriva transpolar» del hielo descubierta por él. Su expedición al Ártico de 1893-1896 logró batir el récord de aproximación al Polo Norte –alcanzó los 82º27’N en diciembre de 1894–, pero no hizo realidad su sueño de alcanzar el Polo. Años después, entre 1898 y 1902, un compatriota de Nansen, el capitán Otto Sverdrup, llevó el Fram a una expedición científica por el archipiélago ártico canadiense, donde descubrió tres grandes islas y cartografió un total de 260.000 km2.

Fue otro noruego, Roald Amundsen, quien en la expedición de 1910-1912 lo utilizó para llegar a la Antártida y conquistar el Polo Sur, el 14 de diciembre de 1911. Con ello, el Fram se convertiría en el único buque que había estado más cerca de los dos Polos geográficos del planeta, y el barco polar más famoso de la historia.

Permaneció arrinconado durante años en un muelle, pero gracias a la iniciativa del capitán Sverdrup, el explorador Oscar Wisting y el naviero y filántropo Lars Christensen, el Fram fue restaurado y en 1935 se trasladó al museo que lleva su nombre. Ésta es su historia, contada en primera persona.

20,50 €

Colección: .

De él se dijo que era el mejor y más fuerte barco polar jamás conocido. Había sido imaginado para resistir las peores condiciones de navegación; para aprovechar la furia del viento y soportar los embates contra los bloques helados, duros como piedras y afilados como cuchillos; para seguir adelante, siempre adelante: por eso los noruegos le bautizaron como «Fram». Desde sus primeras singladuras, el Fram simbolizó el espíritu explorador y el ansia por conocer, inagotable como un fuego imposible de apagar: por muchas dificultades que haya y por terribles que sean los peligros, siempre habrá alguien que decida hacerles frente para llegar donde nadie ha estado, para penetrar en lo desconocido, hasta la última frontera.

 

Colección

Periplos, 36

Páginas

208

ISBN

978-84-17425-24-1

Formato

13 x 21 cm.

Elige tu formato preferido de lectura

Impreso – 20,50 €

Comentarios

Todavía no hay nigún comentario, ¿te gustaría enviar la tuya?

Sé el primero en opinar “Yo, el Fram”

*

-Jorge Jiménez Ríos (Revista Oxígeno)
Entrevista a Javier Cacho_1
Entrevista a Javier Cacho_2
Entrevista a Javier Cacho_3 (noviembre/2018)

-Pegando la Hebra (CV Radio/ Valencia) Entrevista a Javier Cacho (18/10/2018)

-MetaHistoria Yo, el Fram (18/10/2018)